Esta semana queremos proporcionar algunos consejos legales para parejas que entendemos que os pueden venir muy bien a todos. Obviamente son consejos para la generalidad de las parejas pero seguro que no tendrás problema en encontrar el modo de aplicarlos a tu propia experiencia personal.

No obstante y antes de adentrarnos más en la materia, sabes que puedes contar con nuestros especialistas en derecho de familia para hacerles llegar cualquier duda que puedas tener.

Consejos legales para parejas

Con todo esto claro vamos a ver esos consejos que tenemos para vosotros. Vas a ver que son unos consejos muy sencillos, al alcance de cualquiera pero no siempre tenidos en cuenta.

Las cuentas claras

El primer consejo que tenemos que dar a una pareja es que tengan las cuentas claras. Somos abogados, pero también somos personas. Sabemos que una pareja es una unión emocional, afectiva y sentimental, no una alianza comercial.

Sin embargo, no debemos estar ciegos al hecho de que una pareja, a medida que va formalizando su relación, termina siendo también un vínculo económico y patrimonial. Por eso es tan importante que lo económico, el dinero, no sea un tabú.

Cuando la cuestión económica está clara y sincera desde el primer momento, surgen muchos menos problemas que cuando no. Por otra parte, de producirse la indeseada ruptura será mucho más llevadera y fácil de clarificar.

Registrad vuestra pareja

Una pareja se puede unir en matrimonio y adquirir esa forma legal. Si en tu pareja no contemplas la idea del matrimonio nuestro consejo es que la registres como Pareja de Hecho en cualquiera de los registros existentes en tu comunidad autónoma.

Que no sea matrimonio, no significa que no sea una pareja estable ni que no deba gozar de tal consideración a efectos legales. La legislación va reconociendo paulatinamente determinados beneficios a este tipo de uniones, a los que no podrás optar si no das formato legal a tu pareja.

Que no sea matrimonio, no significa que no sea una pareja estable ni que no deba gozar de tal consideración a efectos legales, para lo que puede darse de alta en el registro administrativo de unión de parejas de hecho

Si la pareja ya lleva unida un tiempo razonable en situación análoga a la de un matrimonio puede formalizar de forma oficial su relación registrándola como pareja de hecho.

La inscripción en el registro administrativo reunión unión de parejas de hecho resulta muy útil en caso de ruptura, Ya que puede haber en común: bienes de gran valor, deudas significativas o hijos comunes.

Un pacto de convivencia

El pacto de convivencia hay ido ganando adeptos en los últimos años. Se trata de poner por escrito y firmar ambas partes un convenio que va a regular los aspectos que van a imperar en esa convivencia.

¿Cómo va a ser la vida económica de la pareja? ¿Cómo vamos a asumir nuevas obligaciones económicas de importancia (hipotecas) o personales (hijos)?

En algunas comunidades autónomas, estos pactos de convivencia pueden incorporarse además en el registro administrativo de unión de parejas de hecho.

Mediación

Te entiendo. Estás inmerso en una vida en pareja feliz y estable y no te apetece pensar en la posibilidad de una ruptura. Sin embargo, de plantearse esta desagradable circunstancia, deberéis considerar siempre la figura de la mediación antes que en la disputa contenciosa en el juzgado.

LA MEDIACIÓN es una forma de resolver los conflictos de pareja mucho más barata, pronta y pacífica que el contencioso en el juzgado

La mediación pretende llegar a una solución negociada entre las dos partes. Esto tiene muchas ventajas:

  • Sois vosotros quienes proponéis las medidas no un juez quien las impone;
  • La cuestión se resuelve en mucho menos plazo de tiempo que si tenemos que acudir a juicio;
  • Los costes del proceso son mucho menores, ya que basta con un solo abogado para ambas partes y nos ahorramos tasas judiciales costas etcétera.
  • Al ser una solución negociada el coste emocional (en discusiones) es mucho menor que en el caso de tener que ir a juicio donde siempre hay una confrontación más directa y desagradable.

Por último, indicarte que optar por la mediación no significa que más adelante no puedas ir a juicio si no llegamos a un necesario entendimiento.