A día de hoy nos encontramos en plena campaña de presentación de la declaración de la renta 2020. Probablemente te incluyas entre aquellos que en estos momentos se hallan inmersos en un mar de dudas ante la forma correcta de proceder al respecto. Es común que surjan diferentes interrogantes, algunos de los más típicos suelen ser: ¿debo presentar la declaración de la renta?, ¿me beneficiaré de algún modo presentándola?, ¿es mejor hacerla de forma conjunta o separada?

Probablemente te incluyas entre aquellos que en estos momentos se hallan inmersos en un mar de dudas ante la forma correcta de proceder respecto a su declaración de la RENTA

La página de la Agencia Tributaria nos ofrece toda la información que necesitamos para saber si estamos obligados a declarar o no. Esta obligación a declarar se basa fundamentalmente en la cuantía por rendimientos de trabajo y en el número de pagadores. No obstante, desde Acosta y García recomendamos a aquellos que en principio no estén obligados a presentar la declaración, a que prueben a realizar el borrador de la renta, pues en ocasiones saldrá un importe positivo a devolver al contribuyente con el consiguiente beneficio para el mismo.

La página de la Agencia Tributaria nos ofrece toda la información que necesitamos para saber si estamos obligados a declarar o no.

Ahora bien, en esta presente campaña hay algo que no cabe pasar por alto. Como consecuencia de la pandemia por COVID, el pasado año fueron muchas las empresas que para poder afrontar el difícil escenario económico que se presentaba, se acogieron a procedimientos de regulación temporal de empleo (ERTE). Durante el año 2020, alrededor de 3.500.000 contribuyentes han sido perceptores de prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) por haber estado inmersos en estos procedimientos. Si tú eres uno de esos empleados que ha estado bajo ERTE, debes saber que aunque en circunstancias normales quizá no debieras presentar la declaración por IRPF, el hecho de haber estado bajo ERTE puede conllevar que sí debas presentarla. Esto es porque las prestaciones por ERTE son rendimientos de trabajo sujetos a IRPF y no exentos.

Ante tal situación, se presenta una dualidad problemática:

• Existe la posibilidad de resultar obligados a presentar declaración al contar con dos pagadores, el del empleador y el del propio SEPE. 

• Igualmente, pueden haberse recibido abonos del SEPE no procedentes, cobrando una percepción distinta a la correspondiente.

1.- ¿Cuál es el efecto de un segundo pagador en la declaración por IRPF (empleador + SEPE)?

Generalmente, los contribuyentes han de presentar declaración de la renta cuando sus rendimientos del trabajo superen los 22.000 euros. Ahora bien, cuando cuentan con dos o más pagadores, como es el caso de un empleador y del SEPE, ese límite se reduce a 14.000 euros si el importe percibido por el segundo y restantes pagadores supera los 1.500 euros. Así pues, si la prestación percibida por el SEPE en concepto de ERTE supera los 1.500 euros, surge en el contribuyente la obligación de presentar la declaración por IRPF.

Esta reducción de las cuantías fijadas para estar obligado a declarar cuando existen dos pagadores se establece con el objetivo de que, independientemente del número de pagadores, dos contribuyentes que obtienen los mismos rendimientos de trabajo sujetos a IRPF soporten el mismo impuesto final.

Hay que tener en cuenta que las retenciones simplemente lo que vienen es a anticipar el impuesto que finalmente debe pagar el contribuyente. El contribuyente no obligado a declarar también soporta el IRPF por medio de las retenciones mensuales. Es por ello que el contribuyente con dos pagadores acabará soportando un impuesto final muy similar al del caso de un único pagador.

2.- ¿Cómo afecta la percepción de abonos no procedentes? 

Puede darse el caso de que el SEPE haya abonado una cantidad por ERTE diferente a la que correspondía. Ante dicho supuesto, a efectos de declaración en la Campaña de Renta, la situación del contribuyente será diferente dependiendo de si el SEPE ya ha iniciado o completado el expediente de reintegro de ese exceso en el momento en que el contribuyente presente su declaración, o de si dicho expediente de reintegro no ha sido iniciado aún. 

Incluso en este segundo supuesto, si el contribuyente pudiera conocer la cantidad que deberá devolver al SEPE por el exceso, podrá presentar su declaración con un resultado igual al que realmente correspondería. 

Cuando el contribuyente desconozca la cantidad que deberá devolver, resulta conveniente que consulte al SEPE al respecto para saber, a ser posible, la cuantía exacta o aproximada de esa devolución que debe realizar. Otra alternativa puede ser esperar a que avance la Campaña de Renta, incrementándose así la posibilidad de recibir la notificación del SEPE con la cantidad a devolver. 

Con tal finalidad, la Agencia Tributaria va manteniendo contactos periódicamente con el SEPE para ir recibiendo ficheros con datos actualizados. Es una manera de estar al tanto de los expedientes de reintegro de cantidades abonadas en exceso que el SEPE va gestionando.

Existen dos escenarios básicos: 

  • Que el reintegro de lo pagado en exceso por el SEPE ya se haya producido en 2020. En este caso, la Agencia Tributaria contará con los datos actualizados con la cantidad correcta, procediendo el contribuyente a presentar su declaración normalmente a partir de esos datos fiscales, sin tener que solicitar posteriormente rectificación alguna. 
  • Que el reintegro de lo pagado en exceso por el SEPE no se haya producido en 2020. En este caso es necesario distinguir dos alternativas: 

Que el SEPE ya haya iniciado el procedimiento de regularización: 

A la Agencia Tributaria le será comunicado por el SEPE el inicio de tal procedimiento de regularización y en los datos fiscales la Agencia informará al contribuyente de los dos importes, el que ha sido inicialmente abonado por el SEPE y el de la devolución que ya haya sido practicada o que esté pendiente de realizar por el contribuyente al SEPE. Si el contribuyente está conforme con las cuantías por exceso a reintegrar al SEPE, podrá dar traslado de esa información a Renta Web y presentará su declaración normalmente, sin tener que pedir rectificación posterior alguna. No obstante, si el contribuyente no estuviera de acuerdo con el importe, el contenido de la casilla es modificable.

Que el SEPE no haya iniciado el procedimiento de regularización: 

En este caso, si la Agencia Tributaria es conocedora de que el SEPE ha detectado cuantías indebidamente percibidas, se informará al contribuyente en datos fiscales de que existe una cantidad pendiente de reintegrar al SEPE, pero en ningún momento podrá fijar su cuantía al no conocerla. Aparecerá en Renta Web un apartado correspondiente a cuantías indebidamente percibidas pagadas por el SEPE por ERTE, pero sin determinar el importe. 

Conviene tener presente que Renta Web permite actualizar la información disponible cada vez que se inicie la sesión en la misma, de tal modo que el contribuyente podrá saber a lo largo de toda la campaña si su información ha sido modificada o no.

En todo caso, debido a la alta incidencia de afectados por ERTE en el año 2020, la Agencia Tributaria está realizando un envío de cartas informativas a aquellos perceptores de ERTE que en la Campaña de Renta anterior no presentaron declaración. Igualmente, reforzará la asistencia personalizada con el objeto de facilitar la presentación de la declaración y ayudar a resolver dudas a todos aquellos perceptores de estas prestaciones que lo necesiten. 

Si te encuentras entre los contribuyentes que estuvieron bajo ERTE en 2020 y no presentaste declaración el año pasado, puede que hayas recibido esta carta o estés a punto de recibirla, pero de no ser así, tras la lectura de este artículo no debes pasar por alto que es muy probable que debas presentar la declaración en la presente Campaña de Renta.