¿Cómo ayuda un abogado a mi empresa? Sin duda esta es una de las preguntas que se harán todos los emprendedores y empresarios cuando se plantean dar cobertura jurídica a su empresa. Y desde luego, no es un interrogante inapropiado, ya que en la empresa todo tiene que tener su base entendida desde la rentabilidad.

En esta ocasión vamos a desgranar los principales beneficios que aporta a una empresa, como perfectamente puede ser la tuya.

¿Cómo ayuda un abogado a mi empresa?

Para empezar tenemos que marcar las tres formas de colaboración que puede tener un despacho legal con una empresa:

  • De manera externa
  • De manera asistencial
  • In house, in Company o dicho de español, en plantilla

Abogado o despacho externo

En la primera opción, de manera externa, significa que el abogado no forma parte de la plantilla de la empresa, pero trabaja con ella de manera crónica, recurrente y continuada en el tiempo.

En esta fórmula, encontramos diferentes puntos de interés como por ejemplo: el abogado es uno más y tiene un conocimiento profundo de la dinámica de la empresa, pero la empresa no incurre en el coste de contratación de un nuevo miembro en la plantilla, sino que accede a una cobertura legal personalizada y permanente a un coste muy inferior, como es el de la externalización.

Colaboración asistencial o a demanda

De manera asistencial significa que en la empresa sólo entabla una relación profesional con su abogado cuando surge un problema que le urge solucionar.

Este formato que a priori pudiera parecer el más barato, termina siendo el más caro dado que no existe el trabajo de prevención de problemas que sí tiene una empresa que trabaja de manera recurrente con un abogado de confianza.

Abogado en plantilla

En este formato los empresarios contratan en su plantilla a un abogado para que esté permanentemente dedicado a su empresa. Actuará como un abogado que tiene un único cliente. Dedicación plena y absoluta.

El inconveniente de esta fórmula es que no cualquier negocio tiene la solvencia y la capacidad para contratar a un abogado en plantilla con los costes salariales y de equipamiento que ello conlleva.

Vistos en detalle los tres formatos, la mayoría de las empresas medianas y pequeñas en nuestro país optan por la contratación de un despacho de confianza.

Contar con asistencia legal aporta a tu empresa, tranquilidad (moverte dentro de la ley); rentabilidad de evitar costes legales innecesarios y la imagen de profesionalidad y confiabilidad de ser legal.

Qué aporta el abogado dentro de la empresa

Lo primero que el abogado aporta a la empresa es tranquilidad. La tranquilidad de saber que toda la actividad se está moviendo dentro del marco normativo que afecta a su sector.

De lo anterior se obtiene lo segundo que el abogado aporta a la empresa: rentabilidad. La rentabilidad que viene de evitar tener que pagar sanciones, multas y otros costes derivados de ejercer la actividad fuera de los márgenes que la ley establece para ella.

Otro factor importante que aporta el abogado a las empresas sería el de la imagen. Una empresa que se mueve dentro de la legalidad, y que se presenta ante sus interlocutores tutelada por un especialista en leyes da una imagen de profesionalidad y transparencia que mejora su imagen pública.

Por lo tanto si tu empresa aún no cuenta con un soporte legal solvente te exhortamos a hablar con nuestro despacho para informarte de las igualas jurídicas que ofrecemos a negocios como el tuyo.